martes, 21 de febrero de 2017

Revitalización de las lenguas indígenas


A fines de noviembre de 2016, el Consulado General de los Estados Unidos en la ciudad de Quebec invitó a algunas personas interesadas por el futuro de las lenguas aborígenes a una videoconferencia organizada por el Departamento de Estado en Washington, D.C. Dos expertas de la Smithsonian Institution hablaron de programas para revitalizar las lenguas aborígenes. Esta fue una conferencia multiplex entre Washington, DC, Vancouver, Ottawa, Montreal y la ciudad de Quebec. Apareció durante la reunión que también hubo oyentes en otros países, al menos en Costa de Marfil y Bolivia. Todavía no estoy seguro de los objetivos de tal reunión: tal vez los organizadores buscaron crear un nuevo derecho de injerencia para proteger las lenguas y culturas en peligro fuera de EE.UU.


Al comienzo de la reunión los expertos presentaron la situación de las lenguas en peligro a nivel mundial, haciendo la comparación ahora común con la desaparición de especies animales y vegetales. También presentaron el programa Breath of Life para la revitalización de idiomas. Dieron ejemplos de niños traídos a un museo para mostrarles piezas de alfarería y enseñarles al mismo tiempo el vocabulario de los nativos que los habían hecho. Yo diría que eso es más bien un enfoque orientado al pasado para revitalizar las lenguas. Pero, después de todo, el Smithsonian es conocido principalmente por sus museos.


Pero primero una observación sobre un aspecto técnico. Las imágenes durante esta videoconferencia eran a menudo borrosas cuando no congelaban. No en absoluto la calidad de las imágenes que los pilotos tienen a su disposición con los aviones teledirigidos sin equipaje a bordo en la serie televisa Homeland. Me pregunté in petto lo que es la calidad de las imágenes para los drones que envían actualmente a Afganistán y Pakistán.


La conferencia comenzó a las 2 de la tarde y terminó abruptamente a las 3 aunque nos habían informado que duraría una hora y media. Esta fue una bendición disfrazada porque el grupo de la ciudad de Quebec continuó la discusión - que fue más interesante, diría yo, que la videoconferencia en sí. Nuestro grupo estaba compuesto por unos wendat (hurones), un abenaki, un algonquino, tal vez un innu (o montañés), no recuerdo exactamente, y algunos Euro-Canadienses. También hubo tres contribuyentes a mi libro Quebec's Aboriginal Languages (edición francesa 1992, edición inglesa 1996).



Pocos saben que los wendat o hurones tratan de revitalizar su lengua que dejó de ser hablada hace más de un siglo. Un participante hurón señaló la necesidad, para recuperar el idioma ancestral y usarlo en la vida cotidiana, de crear equivalentes a palabras tan comunes como acera o ventilador (para este objeto, argumentó que la solución sería utilizar un término que sería equivalente a una perifrasis en castellano –“ella empuja el viento”– añadiendo la explicación de que hay una prevalencia de lo femenino en la lengua wendat). Esta intervención podría parecer contraria a la visión retrógrada (o incluso purista) presentada en la videoconferencia. Porque la experta del Smithsonian no abordó el tema de la modernización de la lengua, una característica esencial si queremos que los idiomas en vía de extinción de extinción se vayan a utilizar de nuevo plenamente en la vida cotidiana. Permítanme agregar aquí que este tema ha sido estudiado extensamente y ampliamente ejemplificado en la serie de seis volúmenes Language Reform: History and Future editada por István Fodor y Claude Hagège (1983-1994).


Por mi parte, cité el análisis de las preguntas del Censo canadiense del 2011 relativas al uso de los idiomas aborígenes: "Según el Censo de 2011, casi 213.500 personas reportaron una lengua materna aborigen y casi 213.400 personas dijeron hablar una lengua aborigen con más frecuencia o regularmente en casa". Una mera diferencia de sólo 100 entre las dos figuras. Esta frase requiere dos comentarios. En primer lugar, es poco probable que las lenguas aborígenes no muestren asimilación lingüística. En segundo lugar, no se menciona la asimilación lingüística como tal. Por el contrario, se sugiere que los hablantes de inglés o francés cambien a las lenguas aborígenes: "En 2011, casi 213.400 personas informaron que hablaban una lengua aborigen en su hogar. Mientras que el 82,2% declararon hablar una lengua aborigen como lengua materna, el otro 17,8% declaró un idioma diferente, como el inglés o el francés, como lengua materna". Estos datos son sorprendentes a la luz de la situación anterior a 2011. He aquí lo que escribió Louis-Jacques Dorais en mi libro Les langues autochtones du Québec (publicado en 1992; en ese momento, los datos del censo de 1991 aún no estaban disponibles):

La comparación entre la lengua materna y la lengua materna permite calcular la tasa de conservación de las lenguas aborígenes (lengua materna / lengua materna). En 1971, esta tasa era del 85,4% entre los aborígenes en Quebec. Esto significa que de todos los hablantes aborígenes, el 83,8% hablaba su idioma ancestral en casa, el 14,7% hablaba inglés, el 1,3% hablaba francés y el 0,2% hablaba otro idioma (Bernèche y Normandeau, 1983). Por lo tanto, las transferencias lingüísticas a partir de las lenguas aborígenes se dirigían hacia el inglés.

En 1986, la tasa de conservación de las lenguas aborígenes (excluyendo el mohawk o iroqués) fue del 95,8%, cifra probablemente cercana a la de 1971. Ese mismo año, la tasa de conservación de las lenguas aborígenes habladas fuera del área de Montreal se estimó en un 94%. También es probable que en 1986 las transferencias lingüísticas siguieran dirigidas principalmente hacia el inglés, pero probablemente en un grado algo menor que en 1971, la influencia del francés habiendo aumentado ligeramente en las comunidades aborígenes.

Entre los inuit o esquimales, la tasa de conservación del inuktitut fue de 98,6% en 1986, probablemente igual que en 1981. Pocas transferencias fueron registradas, principalmente al inglés.


Mientras tanto, tenemos que esperar los análisis de los datos del censo canadiense de 2016 sobre las lenguas aborígenes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada